La revista donde las revistas son la noticia

Revista Pelo, un hito argentino

Hace 2 años

Cuando pensamos en hacer un comentario sobre la Revista Pelo, nos dimos cuenta que pertenecíamos a la generación que disfrutó a pleno de esta revista, por lo tanto, nuestro comentario no podía ser una clásica “Historia de revistas”. Quisimos darle prioridad al amor por una revista, los comentarios de los lectores y de los fanáticos de la música. 

Por Mireya Viacava y Martín Visuara

 

pelo1pelo2pelo3pelo4

  “La (revista) Pelo  es la revista que nos contó cómo sonaba eso que nos hacía vivir. Me hizo conocer sin escuchar cómo debía sonar King Crimson, Jetro Tull, como cantaba Mck Jagger y a los monstruos que influenció. En esa época jamás pensamos que podríamos llegar a ver o escuchar a esa gente…La Pelo nos acercaba a ellos”. 

Hoy después de 30 años de la aparición de  Pelo, uno piensa, ¿Qué la hacía tan especial? Por un lado Pelo era la ventana que nos permitía observar ese “otro mundo” que se desplegaba en hemisferio norte, pero el plato fuerte de Pelo era el material sobre Rock Argentino a partir de 1970,y por lo que se conoce, no existe otro archivo más completo que haya registrado el patrimonio histórico musical de esa época. …

Recuerdo cuando era adolescente, empezaba el secundario, mi viejo, por ser buen alumno, me había comprado una Guitarra Eléctrica y un pequeño equipito, ambos usados. Por supuesto había que pagarlo como en mil cuotas, entonces todos los primeros días de cada mes, mi viejo me mandaba en taxi a pagar, pero yo me iba las 40 cuadras a pata para ahorrarme el valor del taxi y así poder compararme la revista Pelo. ¡Qué bronca que me agarraba si todavía no había llegado….. y no había alegría más grande que el kiosquero me dijera:

– Pibe.. tu revista…

Me la devoraba en un día, me aprendía todos los nombres de memoria, leía y releía todas las notas, atesoraba los libritos esos de resúmenes, buscaba números viejos, los ordenaba.. era y sigue siendo uno de los objetos de culto más preciados. ¡Eso era la revista Pelo, era capaz de no comer, para poder comprarla!” 

bellagenterevista-pinap-n-8-noviembre-1968-532211-MLA20512932058_122015-F

En 1968 aparece en la Argentina la Revista Pinap. Fue  una revista que mezclaba novedades musicales extranjeras, de conjuntos comerciales del momento y la paulatina presencia de grupos rokeros nacionales como Los Abuelos de la Nada, Almendra o Manal. Y en 1969 , esta revista organizó el Primer Festival de Música Jóvenes, un festival que puso sobre el escenario a grupos nuevos, muy importantes  para el futuro del rock argentino ayudándolos a diferenciarse de la música beat del momento. Era la época de otras grandes revistas para jóvenes como  la revista CronopiosLa Bella Gente. En 1970, Daniel Ripoll secretario de redacción de Pinap,  funda la revista Pelo creando una revista que se ocupaba de los intereses y preocupaciones de una generación argentina.

Mostraba novedades extranjeras y el camino que lentamente se hacían los grupos rockeros argentinos. A esto se sumaban las noticias sobre los conjuntos comerciales y los chismes o anécdotas de los ídolos. Una combinación que funcionó inmediatamente y a los pocos meses de su aparición, Pelo se convierte en un suceso sin precedentes en la Argentina.

Somos una revista extraclases, como todas las del género, pero nos leen sobre todo estudiantes secundarios y universitarios” – decía Daniel con respecto a su revista Pelo –  Tratamos de dar un enfoque filosófico del fenómeno juvenil  sin desatender la cobertura de todo el espectro de la música pop argentina; hay conjuntos locales, como Arco Iris, Manal o Almendra, que no se limitan a imitar lo que viene del exterior y han incorporado elementos del tango y el folklore.” 

Ripoll contaba que el secreto del boom de la revista Pelo era el mailing, un recurso utilizado por primera vez en el país. Los potenciales lectores recibían con tres días de adelanto un volante impreso con la tapa del próximo número y un guión de los artículos base. Así fue posible atrapar a buena parte de un mercado reacio y en general poco solvente, cuya edad promedio no superaba los dieciocho años y que en general era la  revista de cabecera.

Martín Visuara se acuerda de los cupones que traía la revista Pelo para los descuentos en disquerías o recitales y de los cuadernillos con los grandes temas que nos interesaban en esa época de rebeldía. Yo me acuerdo de los posters , mi hermano los tenía.  Me acuerdo también todos los discos LP y simples que recibíamos en casa  antes que cualquiera con esos grupos que aparecían en las tapas de la revista Pelo. Los sellos Fermata y CBS se los mandaban a mi padre, el periodista Daniel Viacava, para que hiciera los comentarios en “Columnas de la Juventud” del diario La Nación. 

Un artículo de la revista argentina Periscopio cuenta:

Había un contacto casi directo de los lectores con la redacción a través de cadenas de amigos. Un rumor oral, surgido como chiste en la redacción de la revista, cobró tal volumen que durante dos días los teléfonos fueron totalmente copados por las llamadas de jóvenes: preguntaban, desoladas, “si era cierto que había caído el avión de Los Beatles“.

La revista Pelo  fue, sin duda, la primera aproximación seria al mercado de la música, de las bandas de rock del mundo y nacionales y a los lectores ansiosos por participar de estos cambios de la música y de nuevos ídolos. La revista llegó a tener tiradas de 45 mil ejemplares y sus ventas no bajaban del 80 % de su tirada. No fue una revista de opinión, pero si fue una revista que defendía a muerte la nueva música, los nuevos ídolos. Hacía competir en igualdad de condiciones lo nacional con lo internacional. Anticipaba con su información obras y ediciones de la música extranjera en un momento que los discos extranjeros tardaban mucho en llegar a la argentina.
A punto de cerrar este artículo encontramos un comentario en www.meridianojuvenil.com.  Nos gustó porque nos hizo revivir etapas. Con el permiso de Gustavo, autor del blog, lo transcribimos para compartirlo:

“…En mi casa la revista Pelo la compraba mi hermano mayor. ¿Recuerdan los posters que traía? Nuestro cuarto de tres hermanos compartido tenía las paredes cubiertas por estos posters, las caras enormes de los monstruos del rock. ¡Cómo me gustaría ahora ver una foto de esas pared!

Mi vieja protestaba porque se llenaba de polvo y de telarañas, y por esos “horribles peludos”. ¡A ver, saquen esa mugre, por favor!, nos gritaba.

Ahora me pregunto, con la ausencia de Internet en esa época: ¿cómo harían estos medios para acceder a todo este material, texto y gráfico? 

He buscado por Internet y veo que existe posibilidad de encontrar las viejas ediciones. Una búsqueda me dio varias imágenes, y puedo decir que muchas tapas todavía las recuerdo (por ejemplo la de mi favorito Jethro Tull/Ian Anderson … Teníamos varios posters pegados a la pared, con chinches de metal…o con aquella cinta pegadiza de la escuela que al tiempo se ponía amarilla y dejaba marcas…Recuerdo el poster de los Credence montado directamente opuesto a la puerta que da al patio de la claraboya. También tuvimos las fotos de los Beatles que salieron con la edición original del álbum blanco … este álbum blanco, que los amigos le regalon a mi hermano mayor cuando cumpliera 15 años, todavía lo tengo, rayada de tantas firmas y mensajes, fruto de miles de escuchadas en casas y en bailes….”

Y si, un comentario nostálgico … pero como dice Gustavo al final de su post

A ver qué historias y memorias tienen ustedes guardadas acerca- o alrededor- de la famosa revista Pelo”.

 

Fuenteswww.lahistoriadelrock.com.ar  – www.meridianojuvenil.com

Comentarios