La revista donde las revistas son la noticia

Las tallas XL siguen abriendo camino

Hace 1 mes

Sabemos que las revistas femeninas, los desfiles y la industria de la moda son monopolizados por las top-models delgadísimas y con imágenes que abusan del Photoshop para presentar el cuerpo, la cara ideal. Sin embargo, hace ya algunas temporadas, gracias a la rebeldía de ciertos movimientos contra la discriminación física se han ido abriendo caminos en las pasarelas y en las portadas a mujeres con tallas y curvas impensables años atrás.

Además del apoyo a la diversidad, la posibilidad de contar hoy con modelos XL es bienvenida en la industria de la moda. Debido a problemas financieros del sector, muchas empresas empezaron a considerar que, si ampliaban su mercado a mujeres de tallas grandes, con medidas más normales, cosa que casi nunca se tenía en cuenta, podrían repuntar la crisis.

Los movimientos reivindicadores de tallas grandes y las defensoras del “bodypositive” explican que la intención de estos cambios en la industria de la moda no es quitarle importancia al problema de la obesidad, una de las pandemias universales más importantes, sino, como dice Lizzie Miller, modelo, ayudar a que “las gorditas”  acepten tener algunos kilos de más como millones de mujeres en el mundo sin someterse a tratamientos y dietas extremas.

La pionera de este new look XL fue la inglesa Sophie Dhla, nieta del famoso escritor Roald Dhla. Aunque hoy haya perdido muchísimo peso, ella fue la que se convirtió en la primera top model de talla XL con el apoyo de diseñadores vanguardistas como Tom Ford y Jean Paul Gaultier dispuestos a devolver las curvas a la pasarelas.

Mia Tyler, Laura Wells, Candice Huffine Jennie Runk, Chloé Marshall, Tara Lynn o Ashley Graham son solo algunos de los nombres que rompieron los clichés de la industria.

Mia Tyler. hija del cantante y líder de Aerosmith, Steven Tyler y la actriz Cyrinda Foxe, opina que la belleza viene en distintas formas y “si eres de talla 12 no eres menos linda que si eres de talla 4” afirmaba. Tara Lynn asegura que es irónico que el físico que la acomplejó durante gran parte de su vida, le haya dado el éxito profesional. Candice Huffine fue la primera modelo Plus Size en aparecer en el calendario Pirelli. Chloé Marshall fue la primera modelo de talla grande en ser finalista para ser Miss Inglaterra. Todas luchan para que las tallas 44 y más formen parte de la moda.

Ashley Graham, como modelo XL y una de las más cotizadas, ha tenido que enfrentar las críticas a su cuerpo durante toda su vida. Cada vez que sube un vídeo a su Instagram entrenando, la acosan con comentarios negativos y agresivos. Sin embargo, segura de sí misma y de lo que ha logrado con ese físico que tanto escondió y que hoy es su éxito, contesta:  “Entreno para mantenerme sana, sentirme bien, acabar con el jet lag, aclarar mi mente, demostrarles a las chicas grandes que podemos movernos como el resto, mantenerme flexible y fuerte, tener más energía. No entreno para perder peso ni curvas, porque me encuentro bien conmigo misma.”

Una respuesta contra los que siguen pensando que tienen derecho a opinar sobre un cuerpo que no es el propio.

 

 

Comentarios