La revista donde las revistas son la noticia

La muerte de un PLAYBOY

Hace 3 semanas

El creador del imperio Playboy, Hugh Hefner, falleció el 27 de septiembre del 2017 en su legendaria Mansión Playboy de los Ángeles. Tenía 91 años. 

Con él se fue un icono e ídolo norteamericano. El hombre de la gorra de capitán, pipa, piyamas de seda, revolucionó en los años 50, el mercado erótico de los Estados Unidos con una de las revistas más famosas del mundo.

Hugh Hefner nació en Chicago en 1926 y vivió una infancia de puritanismo estricto. Sus padres, tenían todo prohibido en su vida y para sus hijos. Hefner solía citar este ambiente de su infancia como uno de los factores que le llevó a reinventarse.

Empezó en el mundo editorial dibujando tiras. Después entró a trabajar en otras revistas y cuando Hefner ,con 27 años, trabajaba de director de circulación de una revista llamada Children’s Activities empezó a soñar con crear una revista a la que llamaría Stag Party (frase que en inglés se usa para hablar de una fiesta de hombres solos).

Cuando en la revista Esquire le negaron un aumento en su sueldo, él decidió renunciar y hacer su propia revista. Estaba casado y tenían una hija cuando lanzó la primera edición de Playboy  publicada en 1953 y que tuvo como icono un conejo, dibujado por Ary Miller.

Playboy fue una sensación desde el primer número, ya que Hefner compró una foto de de la actriz Marilyn Monroe desnudam tomada antes de que fuera una gran estrella, y la utilizó como el desplegable de su primera edición. Desde entonces, Hugh Hefner, el hombre millonario desde el primer nùmero y Playboy, la marca, fueron inseparables.

Su dedicación y el éxito de la revista provocó su divorcio en 1959 de su primera esposa Mildred Williams,  con quien tuvo dos hijos: Christie y David.

En los años 60 Hefner ya dirigía la publicación para hombres más influyente y exitosa también un imperio de la amplia cama de la Mansión Playboy ubicada en Chicago.

Playboy se convirtió en una de las marcas más reconocidas en el mundo. El mundo Playboy crecía sin parar y el magnate era dueño de una cadena de clubes nocturnos, casinos y hoteles. En ese mismo año se realiza “Playboy’s Penthouse”, una serie semanal para TV. Pero además de desnudos, conejitas y chicas sensuales,  Playboy, que estaba a la vanguardia de los cambios sociales que vendrían en Estados Unidos, tenía un atractivo intelectual con material de escritores como Kurt Vonnegut, Joyce Carol Oates, Vladimir Nabokov, James Baldwin y Alex Haley. También contó regularmente con entrevistas en profundidad a figuras históricas como Fidel Castro, Martin Luther King Jr., Malcolm X y John Lennon.

En los años setenta, la revista llegó a vender siete millones de ejemplares. Pero cuando a mediados de esa década salieron revistas como High Society o Hustler (fundada por Larry Flynt), el imperio Playboy comenzó a decaer.  Comenzaron a cerrarse los clubs y vender propiedades hasta que  Hefner cedió las riendas a su hija, Christie, quien reflotó la empresa y manejó la empresa hasta el 2009.

Playboy extendió su línea comercial al mundo del cine, el video y la cibernética, convirtiéndose en una empresa más moderna. Solo la extensión de la pornografía y desnudos en Internet desdibujó la fuerza de la revista. Playboy se encontró en problemas otra vez.

A finales de 2015, la revista anunció que dejaría de publicar desnudos. “Estás a un click de cualquier acto sexual imaginable” dijo el consejero delegado, Scott Flanders. La revista quería reinventarse para un público más joven que ya tenía todo el sexo que quería en Internet. La decisión resultó ser un fracaso.

En febrero de este año, Copper Hefner (26 años) el último hijo del fundador y heredero de la revista, decidió recuperar los desnudos característicos de la publicación.

Seré el primero en admitir que el modo en el que la revista mostraba la desnudez era anticuado, pero quitarla por completo fue un error. La desnudez no fue nunca el problema porque la desnudez no es un problema. Hoy recuperamos nuestra identidad y reclamamos quienes somos”, indicaba en un mensaje publicado en su cuenta de Twitter.

Cooper, director creativo de Playboy Enterprises, compartirá con sus hermanos la fortuna de Hugh, valuada de US$43 millones.

 

Fuentes: www.elpais.com y es.wikipedia.org

Comentarios